curiosidades2_casa_tucuman

La “Casita” de Tucumán: historia y curiosidades.


La Casa Histórica de la Independencia (más conocida como la “Casita” o la “Casa” de Tucumán), es un edificio histórico localizado en el centro de la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán, donde un cuerpo de delegados de la mayoría de las Provincias Unidas del Río de la Plata, conocido como el Congreso de Tucumán, proclamó la declaración de la Independencia de la Argentina, el 9 de julio de 1816.

640px-Tucuman-CasaIndependencia2

«Tucuman-Casa de Independencia» de Fulviusbsas – Trabajo propio.


  • La Casa de Francisca Bazán de Laguna.

La Casa histórica fue construida durante la década de 1760, por el comerciante Diego Bazán y Figueroa, para ser otorgada como dote al matrimonio de su hija Francisca con el español peninsular Miguel Laguna. Este matrimonio tuvo extensa descendencia, y durante algún tiempo vivieron en ella más de quince personas.

Se trataba de una edificación de estilo señorial, con una entrada de tipo zaguán, flanqueada por dos habitaciones, que dan a un primer patio, rodeado de habitaciones por sus cuatro costados. A continuación se hallaban tres salones principales, luego un segundo patio, para seguir un tercer grupo de dependencias, destinadas al personal de servicio. Fuera de las decoraciones aplicadas a paredes y aberturas, el edificio carecía de todo ornamento, con la única excepción de las molduras ubicadas a ambos lados de la puerta principal, representando columnas salomónicas.

De la época de la Revolución de Mayo, no ha quedado registro de la fecha en que esta casa fue alquilada por el gobierno revolucionario, que la ocupó como cuartel para oficiales y tropa, por lo menos en los meses que siguieron a la Batalla de Tucumán.

Permanecía en manos del Estado, cuando fue asignada para las sesiones del Congreso de Tucumán, entre 1816 y 1817. Para la mayor comodidad de las sesiones, se derribó una de las paredes interiores que dividían dos de las tres salas ubicadas entre el primer y segundo patios; el salón así ampliado presenció la solemne declaración de la Independencia de la Argentina el 9 de julio de 1816.


  • Decadencia y casi total demolición.

Tras el traslado del Congreso a Buenos Aires, la casa fue destinada a diversos usos, y devuelta a sus propietarios en algún momento de la crisis conocida como la Anarquía del Año XX. Pasó a ser propiedad de la Flia. Zavalía. Su estado parece haber sido ruinoso, por lo que la Flia. demolió las construcciones del segundo patio, recontruyéndolas en un estilo más moderno.

Años más tarde, la casa albergaba a dos tataranietas de su primera propietaria. En el año 1869, con el objetivo de llamar la atención de las autoridades en la conservación del edificio, aprovecharon la presencia en Tucumán del fotógrafo Ángel Paganelli, para tomar algunas fotografías del mismo. Entre ellas, tuvo especial importancia una única fotografía del frente del edificio, que se muestra en estado bastante ruinoso, pero conservando en buen estado los detalles arquitectónicos. 

En 1874, la casa fue definitivamente adquirida por el gobierno nacional, que la destinó a edificio de Correos, anexándole posteriormente el servicio de Telégrafo. El lugar fue sede de las primeras manifestaciones de conmemoración de la Declaración de la Independencia, que comenzaron durante los años 1880.

No obstante, el gobierno no realizó contribuciones al mantenimiento de la casa hasta el año 1903, en que se vio obligado a demolerla casi por completo, debido a su pésimo estado de conservación. Se edificó la sede de Correos de la Nación y la sede del Juzgado Federal de Tucumán, de estilo renacentista, y coronado con las imágenes de dos leones acostados.

La única parte del edificio que fue salvada de la demolición fue el Salón de la Jura de la Independencia. En el año 1904, por orden del gobierno nacional, éste fue cubierto por un pabellón de ladrillos, con abundantes estructuras de hierro y vidrio, de estilo Art Nouveau.


  • Reconstrucción.

En 1941 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Una comisión especial estudió un proyecto de reconstruir la casa tal como era en los tiempos del Congreso de Tucumán. La obra fue aprobada y dirigida por el arquitecto Buschiazzo, quien se basó en las fotografías de Paganelli de 1869 y los planos levantados durante el proceso de su compra por el estado nacional.

342px-Casa_de_Tucumán
«Casa de Tucumán» de Angel Paganelli (1832-1928) – Colección Roberto Ferrari.

Las obras comenzaron en 1942 y fueron inauguradas en la primavera del año 1943. La reconstrucción intentó ajustarse al máximo a cada detalle del edificio original, utilizando incluso los mismos tipos de ladrillos, tejas y baldosas.

El tercer patio de la casa fue reemplazado por un patio de inspiración más moderna. El fondo del patio, protegido por una alta reja ornada, da acceso a la Casa de la Independencia desde la calle, donde acceden frecuentemente los visitantes.


  • Últimos años.

El 9 de julio de 1947, el presidente Perón declaró en este solar la Independencia Económica de la Argentina, con motivo de la cancelación total de la deuda externa del país.

En la década del ´90 se realizaron algunas obras de mantenimiento importantes, especialmente la limpieza de casi todas las tejas y el reemplazo de las rotas; y se cambió el color de las aberturas de madera, de acuerdo con una investigación histórica que comprobó que el Congreso de Tucumán había ordenado la compra de pintura azul para todas las puertas y ventanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *